Política

Ucrania en el país de las maravillas

Ahora sabemos los objetivos que todos anhelaban: la Unión Europea seguir haciendo negocios, la OTAN un enemigo para poder sobrevivir, Rusia protagonismo y poder mundial, Estados Unidos lavar sus últimas vergüenzas y ocuparse de China.

Compartir:

Si no sabes dónde vas, cualquier camino te llevará allí
Las aventuras de Alicia en el País de las maravillas. Lewis Carroll

Al analizar y discutir los hechos y acciones que rodean al conflicto y la guerra en Ucrania damos por sentados los objetivos que cada parte anhela. ¿Ucrania quiere conservar su independencia, ingresar en la Unión Europea y… en la OTAN?, Rusia desea someter la voluntad de Ucrania a su poder político y… ocuparla…integrarla…, ¿Estados Unidos quiere contener a Rusia como contrincante del poder global…porque después del papelón de Afganistán… porque con China no le encuentro la vuelta, ¿la Unión Europea quiere…defender a Ucrania …apoyarla …ayudarla … y para qué, la OTAN…quiere algo? Los objetivos se vuelven borrosos porque tampoco tenemos claros los intereses que los sostienen.

Sobre tanto desconocimiento me permito pensar algunas cosas que se alejan de la interpretación corriente que todos sostenemos y abren un mundo de maravillas y pesadillas. Partamos de los hechos últimos y su inmediata proyección para liberar al conejo blanco.

¡Qué extraño es todo hoy! ¡Y ayer sucedía todo como siempre!
 Lewis Carroll

Han iniciado el 28 de febrero las negociaciones entre Ucrania y Rusia para terminar con el conflicto, de momento no hay propuestas concretas, pero seguirán conversando. Esto ocurre cuando se cierra el cerco militar ruso sobre Kiev, están entrando en Kharkov, cercando Mariupol, a punto de entrar en Zaporizizya y amenazando avanzar sobre la región de Odessa. Si esta progresión militar continúa en muy pocos días las tropas rusas alcanzarán la orilla oriental del Dniéper en toda su extensión dividiendo Ucrania en dos pedazos con gran parte de las tropas ucranianas cercadas en el este. Podríamos tomar este momento como la puerta por donde escapó el conejo y, al igual que Alicia persigámoslo a ver dónde nos lleva

Llegado este punto militar las negociaciones podrían establecer un cese el fuego. El cese de hostilidades en esas condiciones se parece a otros. Los acuerdos de Yalta y Potsdam con la Unión Soviética ya dueña de la mitad de Europa y de la mitad norte de Corea; la Conferencia de Ginebra que dividió Indochina. Ucrania podría quedar dividida, al menos de momento pero por un tiempo indeterminado. Ello llevaría a una administración provisoria de Rusia en la Ucrania Oriental y de Zelensky de la Ucrania Occidental. En poco tiempo habría elecciones en ambos lados sometidas a los intereses de rusos, europeos y de todo otro poder interesado de modo que habrá una Ucrania que sea funcional a occidente y otra a Rusia, como sucede siempre en estos casos. Y habrá que empezar a resolver problemas.

La reconstrucción de ambas Ucranias moverá a una danza de gladiadores contratistas peleando por imponer su oferta y obtener el mayor beneficio. Imagino incluso consorcios ruso-alemanes participando. Nuevo gasto.

Hay que pagar los créditos de suministros militares con que occidente sumergió a Ucrania, pero ¿cuál de las dos los paga? Eran deudas soberanas de la “vieja” Ucrania. Se divide la deuda, no se lo hace, quién o quiénes la negocian. Lo cierto es que se va a pagar, occidente ayuda, pero tiene una tarifa que cumplir frente a sus contribuyentes e inversores privados. Viejo gasto.

Habrá además indemnizaciones de guerra, sobre Ucrania se entiende.

Hay que reponer las explotaciones de recursos exportables, tal vez haya alguno que convenga compartirse entre ambas Ucranias para obtener mejores precios en un mercado ávido de algunos recursos como carbón, gas, petróleo, manganeso, paladio y níquel.

Así que habría espacio para inversores de todo tipo y para cobradores de todo nivel. Pero llegado este punto qué hacemos con las sanciones impuestas a Rusia que ahora gerencia la mitad de Ucrania. No creo que nadie pretenda mantenerlas y perderse más negocios de los que han quedado en suspenso por las sanciones; ya hallarán la excusa para levantarlos. No es nada personal son sólo negocios. El dinero carece de patria.

Pero hay otro motivo para levantar las sanciones económicas a Rusia.

Solo unos pocos encuentran el camino, otros no lo reconocen cuando lo encuentran, otros ni siquiera quieren encontrarlo.
Lewis Carroll

Para estas alturas y aunque con apreturas y concesiones, Rusia estará sobreviviendo mediante la ayuda de China. Negocios triangulados, hombres o países de paja actuando por Rusia, y alguna condescendencia política eslava con algún costo pero Rusia sobrevive.

Occidente se pregunta ahora si sirve que subsista de esa manera, casi a medias. Dejarla caer sería absurdo pues implicaría un desmembramiento que nadie podría controlar, un bocado demasiado grande para occidente que terminaría indigestándolo y con los dientes gastados frente a China. Pero además eso llevaría mucho tiempo.

Por otra parte qué valor tendría para Europa, la OTAN, una Rusia debilitada. Habría desaparecido el enemigo tradicional, ya no serían necesarios los cuantiosos arsenales y las armas sofisticadas, si al fin y al cabo ya no habría contra quién emplearlos. Mejor sostener una Rusia vigorosa y activa que permita mantener los presupuestos militares nacionales y de la organización igualmente corpulentos. Con China sola no alcanza, está demasiado lejos y es más negocio de Estados Unidos, Japón, Australia, etc.

Por demás, esta Rusia rediviva podrá seguir vendiendo gas y calentando los hogares europeos, además de domeñar el multiétnico complejo de naciones que componen la Federación Rusa unificando recursos objetivos políticos y especialmente sus fuerzas armadas para evitar cualquier correría independiente. Es sabido que es un camino de fracasos intervenir en una cultura extraña a la propia y tratar de gobernarla (Irak, Afganistán, Vietnam, etc.).

Así que deseemos a Rusia y su Federación muchos y muy buenos años de prosperidad y larga vida.

Lee las direcciones y directamente serás dirigida a la dirección correcta.
Lewis Carroll

Pero y la vieja Ucrania, ¿qué ha sido de ella? Bueno ahora tiene un gobierno democrático, pro-occidental, está integrada a la Unión Europea, y todavía aguarda ser admitida en la OTAN. Claro que todo es una verdad a medias, es decir sobre la mitad occidental de Ucrania, del Dniéper al este. Bueno pero ha obtenido casi todo lo que quería a precio de sangre y muertos, que occidente lamenta pero que no ha sufrido. En una conferencia de prensa televisada, una periodista ucraniana le espetó a Boris Johnson que sólo hacía promesas de lo que iban a hacer pero que nada hacían, le mencionó a uno de los “oligarcas” rusos que aún vive en Londres con su familia y le pidió que lo expulsara; “los niños ucranianos sufren” alcanzó a decir antes de romper en llanto. Que mejor muestra de la importancia que Ucrania tiene para los intereses Europeos. Pero bueno en esta historia les dejamos la mitad del país y de su dignidad, para poder seguir manteniendo negocios comerciales con ellos.

No cumplieron con su promesa de acceso a la OTAN tan prometido y esperado; no cumplieron con el Memorándum de Budapest de 1994 donde Rusia, Estados Unidos, Francia y Alemania se comprometían a proteger la integridad e independencia de Ucrania a cambio de sus armas nucleares; tardíamente parece que la aceptarán en la Unión Europea. Ninguna ayuda efectiva y contundente le proporcionaron. Recién ahora Alemania envía armas obviando las limitaciones legales mientras que España se niega a hacerlo por esas mismas limitaciones. Eso sí, no dejan de aplaudir y emocionarse ante cada discurso de Zelensky.

Debe ser difícil para los ucranianos enfrentar al feroz Putin y tener que respaldarse entre estos “amigos”. Así que mejor acepta la división y seguir adelante, hasta que puedan vengarse.

Sí yo hiciera mi mundo todo sería un disparate.
Lewis Carroll

Tenemos un nuevo mundo. La Unión Europea recuperando sus negocios con Rusia; la OTAN con más y mejores presupuestos militares; Rusia renovando su economía y aprovechando alguno de los trucos aprendidos con China; Estados Unidos riñendo como siempre con franceses y alemanes por los destinos de Europa, pero libre para disputarle el Mar de China Taiwán y el Pacífico a Xi Jinping.

Ahora sabemos los objetivos que todos anhelaban: la Unión Europea seguir haciendo negocios, la OTAN un enemigo para poder sobrevivir, Rusia protagonismo como poder mundial, Estados Unidos lavar sus últimas vergüenzas y ocuparse de China.

Al fin y al cabo “Todos hemos ganado y todos tenemos que ganar un premio” al precio de sacrificar a Ucrania, otra víctima de la mediocridad política del siglo XXI.

Por suerte este es un cuento de la tierra de las “Maravillas”…¿o no?

Compartir:

Recomendados