Política

Uno por uno es negocio: Un periodo más

Lo cierto, es que, en lugar de ganar la partida, por ahora, hay un punto más para cada uno. Las próximas manos dirán quién gana el partido.  

Compartir:

Quienes juegan al truco entenderán la analogía del “uno por uno es negocio”, y esto es, cuando después de que nos sacan un punto con el “envido no querido”, cantamos un truco que no es correspondido y fingimos quedarnos ambos contentos con un puntito más. Hubiésemos querido ganar la mano, pero para no perderla nos contentamos con un empate poniendo las esperanzas en el próximo barajar y dar de nuevo. Algo similar sucedió en la legislatura bonaerense respecto del tema de las reelecciones.

Es importante recalcar que el asunto de la reelección fue mal abordado tanto por políticos como por los medios de comunicación, tal es así, que la mayoría cree que los intendentes van a perpetuarse eternamente

Es importante recalcar que el asunto de la reelección fue mal abordado tanto por políticos como por los medios de comunicación, tal es así, que la mayoría cree que los intendentes van a perpetuarse eternamente. Lo cierto es que no se desechó la ley que impedía las reelecciones luego de dos mandatos, sino que le puso un principio y un fin. Y es que la norma de Vidal dejaba abierta muchas posibilidades, como la de pedir licencia a los 6 años de mandato y volver a presentarse. Una nueva reelección, al fin y al cabo.

Desde el lado del oficialismo (salvo el Massismo) se acompañaron las modificaciones a la ley, aun siendo quienes mejor habían jugado la partida. Los intendentes más importantes, en términos de caudal de votos, ya habían pedido licencia y de continuar todo como hasta ese día podrían presentarse nuevamente a un nuevo mandato.

La oposición también llegó dividida. Los seguidores a ultranza del legado de Vidal, sin autocrítica, se opusieron a las modificaciones. En otro lado del mismo espacio, los conscientes del bache que generaba la ley, acompañaron la modificación que introdujo las siguientes definiciones:

“Los mandatos de Intendentes, Concejales, Consejeros, Escolares, Diputados y Senadores que se hayan iniciado como resultado de las elecciones del año 2017, 2019 y 2021 serán considerados como primer período a los efectos de la aplicación de la presente Ley”

“El Intendente y los Concejales serán elegidos directamente por el pueblo, durarán en sus funciones el término de cuatro (4) años y podrán ser reelectos por un nuevo período. Si han sido reelectos no podrán ser elegidos ni ocupar el mismo cargo, sino con intervalo de un período”

LO QUE VIENE

Una de las principales dudas. a la hora de las modificaciones a la ley, es que sucederá dentro de cuatro años. A la hora de cambiar la composición de los bloques parlamentarios de la provincia realmente comprobaremos si esta modificación fue la posibilidad de un freno real o el regalo de un nuevo mandato antes de una derogación.

Lo que sí sabemos es que este aire fresco a los jefes comunales no les saldrá gratuito, quienes venían construyendo espacio pensando en la “renovación” deberán definir si hay tiempo para la espera o se encontraran en una PASO. Tal es el caso de Malena Galmarini, a quien quiere postular Sergio Massa para recuperar Tigre. Pero esto también supone una incertidumbre para quienes están habilitados a reelegir, ya que, si tenían en vistas un “ascenso”, los partidos podrán obligarlos a presentarse a fin de traccionar votos desde el último cuerpo de la boleta.

Lo que se votó no es la reelección indefinida, es un principio y un fin. Existen quienes hubieran preferido que la modificación caiga y jugar con los pedidos de licencia, y hay quienes hubieran preferido que la ley original no los encontrara debatiendo desde cuando todo comenzaba a regir. Lo cierto, es que, en lugar de ganar la partida, por ahora, hay un punto más para cada uno. Las próximas manos dirán quién gana el partido.  

Compartir:

Recomendados